Oficialía Superior de Cultura

Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba

Educacion



No podemos dejar de celebrar e impulsar el cultivo de la expresión artística y la presencia de universos culturales que se suscitan en nuestro paisaje, históricamente diverso y núcleo articulador de procesos de maduración social.




Las artes y las culturas, vienen arrastrando taras cobijadas en la inercia institucional. La lógica de planificación pública nos envuelve por criterios valorativos demasiado cercanos a la materialidad de lo ejecutable: «servicios básicos», edificaciones perdurables, pavimento, obras de cemento y «desarrollo»; paradoja de esa vieja matriz que hemos heredado de la línea evolutiva del progreso, formulada por discursos en escalas valorativas de rigor e imperio universal.

Las sociedades, desde fines de la década del ‘40 del siglo pasado, se fueron condensando en dos grandes polos humanos: Quienes habitaban el espacio desarrollado y quienes aparecimos subsumidos en el mundo subdesarrollado. El objetivo, desde entonces, pareciera no haber cambiado: Perseguimos ser como ellos; utilizando los mismos patrones de planificación social en la línea progresiva y gradual, que han venido a constituirse como escalas y pautas del desarrollo. Alteridad que revela, incluso, el desprecio por lo que nos constituye a nosotros mismos.

Antecediéndonos, este rechazo y exclusión de nuestras mayorías poblacionales, nuestros pueblos indígenas, ha pervivido, cada vez más sutilmente, desde la invasión colonial y se ha mantenido como constitutiva en nuestra memoria larga; expresándose en la estructura heredada del Estado republicano, diseñado para fortalecer los privilegios y el proyecto social de una minoría gobernante.

Allí también, advertidos, los lineamientos culturales que profesaron: erigidos en detrimento de la libre expresión de las creatividades y la diversidad cultural. Sin embargo cuando éstas fueron amparadas, en la última fase neoliberal, no dejaron de ser excluidas del esquema formal de poder, convirtiéndose en sutiles mecanismos de contención social. A pesar de que se proclamaba la diversidad, se estaba lejos de que esta diversidad conviviera “interculturalmente” en condiciones de equidad social.

Consideramos que el resquicio conceptual abierto por la reconfiguración estatal nos permite acariciar nociones de cultura que deben ser precisadas y atendidas afirmando, con prioridad, la diversidad constitutiva de nuestros parajes y la imperiosa necesidad de precautelar y resguardar nuestra memoria y legado patrimonial cultural.

Recorriendo este devenir de maduración social, inmersos en el proceso democrático de revolución cultural que encara el Estado Plurinacional de Bolivia –y advirtiendo la posibilidad institucional municipal– encaramos una reestructuración de la Casa de la Cultura, hacia una plural y abierta Casa de las Culturas, que sintetice los esfuerzos de líneas de gestión, en los que la acción pública debe de enfocar para con los campos de la expresión artística, las prácticas intra-interculturales y el patrimonio cultural. Atendiendo el objetivo institucional delimitado hacia: Promover, fomentar, proteger, reva-lorizar y difundir las expresiones artísticas, las prácticas culturales y el patrimonio cultural del Municipio de Cochabamba, afirmando la democracia y diversidad cultural, la intra-interculturalidad, la descolonización y la transformación social.

El desenvolvimiento de los campos señalados, sería acogido por seis líneas de gestión institucional propuestas:

  • La afirmación de los derechos culturales y del diálogo cultural: Relaciones interculturales, descolonización y afirmación identitaria;
  • El desarrollo integral de las artes: Progresivamente involucrarse en toda la cadena de valor del arte;
  • La revitalización de la memoria, la defensa y divulgación del Patrimonio;
  • Los servicios e infraestructura culturales: Biblioteca, Archivo, Hemeroteca, Museos-Casonas, Teatros y Salones;
  • La investigación y formación: Hacia el sostenimiento de un observatorio cultural;
  • La difusión y comunicación de las actividades artístico-culturales.

En este entendido, cabe resaltar la importancia de la difusión de las actividades artísticas y culturales que se suscitan en nuestro municipio. De similar manera al desenvolvimiento artístico y cultural, dos vertientes nutren la posibilidad de enunciación que encaramos hoy, con la primera publicación de este número de nuestra revista Resquicios. La primera alude al deber de dar a conocer las actividades institucionales organizadas por el Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba vinculadas a la promoción artística y cultural –que en este mes están enmarcadas en la celebración de los festejos de la efeméride departamental–; la segunda, se nutre con la posibilidad de difundir aquellas actividades que, desde las diferentes entidades y centros culturales, se vienen desarrollando en nuestra ciudad y promueven el desenvolvimiento artístico suscitado desde la iniciativa social, privada o mancomunada de esfuerzos colectivos.

Sumado a ello, publicamos algunos artículos de rigor conceptual en el pretendido de precisar cauces proclives a manifestaciones artísticas e históricas de revisión crítica. Hoy, ante el consumo cultural global, es menester de instituciones públicas, entidades privadas y organizaciones sociales afianzar una “marcha” de revisión histórica y pensamiento crítico, por reescribir nuestra historia y empujar nuestra afirmación cultural.

Damos lugar así, al lugar de la riqueza de los lenguajes en los que la posibilidad enunciativa de las artes permitan no sólo, formalmente, reconstruir e imaginar reductos plausibles de reconstitución categorial, sino permitan irradiar modos de pensar-sentir y con-vivir hacia formas creativas, fraternales y humanas de articulación social.

Que este primer número de nuestra revista se constituya en el resquicio de la voluntad política y muestra de una comprometida gestión cultural para con los habitantes del municipio de Cochabamba.



Uvaldo Romero Mamani

Oficial Superior de Cultura